Beronia Rioja logra excelentes puntuaciones en la Guía Peñín

Los vinos de Bodegas Beronia (D.O.Ca. Rioja) han obtenido excelentes puntuaciones en la Guía Peñín. Los mejor calificados han sido Beronia III a.C. 2016, con 93, y Beronia 198 Barricas 2012 y Beronia Gran Reserva 2012, con 92.

Los vinos de Beronia, bodega situada en la Rioja Alta, han brillado en la Guía Peñín. La última edición de esta publicación especializada, considerada como una de las principales de España, ha reconocido con muy buenos resultados la singularidad de siete vinos de esta bodega situada en Ollauri.

Destacan los 93 puntos de Beronia III. a.C. 2016, un vino de autor elaborado a partir de la selección de cepas con más de 70 años de Tempranillo. Un punto menos, 92, han alcanzado Beronia 198 Barricas 2012, Reserva exclusivo de gran personalidad, y Beronia Gran Reserva 2012, embajador del estilo tradicional de esta Denominación de Origen.

Por su parte, Beronia Reserva 2016, Beronia Mazuelo Reserva 2016, Beronia Graciano 2017 y Alegra de Beronia 2020 completan estos excelentes resultados con 90 puntos. Un éxito que avala la filosofía de Bodegas Beronia, basada en la elaboración de vinos con el menor impacto sobre el medio ambiente, que conservan la esencia de Rioja y propician momentos de disfrute.

El Gran Reserva de Bodegas Campillo distinguido con el Premio Alimentos de España al Mejor Vino

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación ha concedido el Premio Alimentos de España al Mejor Vino, año 2021, ex aequo, a los vinos "Campillo 57 Gran Reserva 2013" de la Denominación de Origen Calificada Rioja, de Bodegas Campillo, de Laguardia (Álava); y a "Vilarnau Ecológico Brut Rosado Reserva", de la Denominación de Origen Cava, de Bodegas González Byass.

Campillo 57 Gran Reserva 2013 es un vino tinto elaborado con uvas de las variedades tempranillo y graciano, de la añada 2013. La vendimia y la selección se realizan de forma manual, de uvas procedentes de las fincas Villa Lucía y Larraz. El vino tiene 24 meses de crianza en barrica de roble francés Allier.

Perteneciente al Grupo Faustino, Bodegas Campillo comparte el carácter familiar y el prestigio internacional del resto de las bodegas del grupo. Se encuentra rodeada por 50 hectáreas de viñedo, a los pies de la Sierra de Cantabria en el corazón de la Rioja Alavesa, en la villa medieval de Laguardia. La propiedad del viñedo les permite controlar desde el origen hasta la calidad final, obteniendo unos vinos con temperamento y personalidad, de gran potencia, riqueza y elegancia.

 

QUEIRON Viñedos Familiares: Homenaje de la familia Pérez Cuevas al vino de su pueblo

Es un proyecto tan ambicioso como sentimental. Gabriel Pérez, viticultor de Quel y alma de las conocidas Bodegas Ontañón, decidió devolver a su pueblo de la Rioja Oriental, en el valle del río Cidacos, todo lo que le había dado y crear una bodega donde elaborar vinos con alma. Solo visitar de la mano del director de Comunicación del Queirón, Pablo García Mancha, dos viñedos singulares, el largamente centenario El Arca, que atesora cepas de Garnacha como veleros y La Pasada, cuyo nombre hace referencia a su privilegiada ubicación, en una confluencia de climas (atlántico, mediterráneo y continental), perfecto para observar la evolución de la Tempranillo, da muestras de la envergadura del proyecto en el que está involucrada la familia Pérez Cuevas al completo.

 

El vino desde los orígenes: una inmersión en la «religión» de Ontañón

Cada detalle, cada sala, cada elemento artístico en Bodegas Ontañón es una declaración de intenciones donde el azar no tiene cabida. No es casualidad que este proyecto vitivinícola de Gabriel Pérez se asiente en el que fuera el centro neurálgico de la elaboración de vino en La Rioja en la época romana, el actual barrio de Varea. No es casualidad que los suelos de sus instalaciones luzcan en colores ocres como si del terruño queleño se tratase. No es casualidad, tampoco, que el hilo conductor de la bodega sea la mitología griega que gira en torno al mundo del vino.

Ganímedes, el copero de Zeus, da la bienvenida a una bodega en un enclave industrial que rápidamente se convierte en una especie de templo religioso. Y es que eso es justamente lo que el artista Miguel Ángel Sáinz, fiel amigo de Gabriel, quiso trasladar al conjunto de la bodega, a toda su obra que un 9 de junio de 1999 abrió sus puertas para no volver a cerrarlas nunca.

A la recepción, Jesús Arechavaleta, mentor del relato que recorre la historia de Ontañón, y Pablo García Mancha, encargado de dar alas a esta creación. La experiencia enoturística que esta vez van a ofrecer llevará un orden inverso al habitual en el resto de visitas, pero igual de pausada que todas. Porque la esencia de Ontañón se aprecia bajo la calma, sumergiéndote en una nueva dimensión que no entiende de relojes y donde solo existen los tiempos del vino.

Este sitio usa cookies para mejorar tu experiencia y recoger estadísticas. Navegando por él estarás consintiendo su uso.

Acepto las cookies de este sitio. Ver Más