Bodegas Montecillo revela su esencia a través de una nueva identidad visual que subraya una historia con raíces: autenticidad Riojana y tradición familiar.

La marca de vinos de la bodega centenaria de la Rioja Alta, Montecillo, presenta una nueva faceta anclada en más de 145 años ininterrumpidos dedicados a elaborar el auténtico Rioja. Un cambio reflejado en primera instancia en el packaging de su gama clásica – Crianza, Reserva, Gran Reserva, Blanco Fermentado en Barrica y Rosé – con el objetivo de subrayar siglo y medio de historia y un capital simbólico único en la región.

La identidad visual es el resultado de una exhaustiva profundización en el origen de la marca y en la historia de dos grandes familias apasionadas por honrar la autenticidad de Rioja: una historia de tradición con vocación de trascender. Montecillo pretende así consolidarse como un clásico renovado, apoyándose en los valores intrínsecos de la marca, mostrando siempre su compromiso por la elaboración de un auténtico Rioja, con vinos que están más allá de modas y perduran en el tiempo; vinos dominados por la elegancia y la longitud que han cautivado a expertos y consumidores de todo el mundo.

Valeria Morado, Brand Manager global, define el relanzamiento de la marca insignia de la bodega centenaria como "una renovación con un claro objetivo de poner en valor los activos históricos de la marca, rescatando los valores que nos hacen únicos y diferentes a través de un trabajo casi artesanal de recuperación de símbolos y tipografías del siglo XIX propios de la marca; así como del color verde menta que ha sido parte de la identidad de la bodega por más de un siglo".

La marca riojana presentó oficialmente esta nueva imagen durante el Salón de Gourmets el pasado 7 de Mayo en Madrid, donde además de la gama clásica, los visitantes pudieron catar las nuevas añadas de sus más recientes lanzamientos: Montecillo Edición Limitada, Montecillo 22 Barricas y Montecillo Blanco Fermentado en Barrica, los cuales han obtenido los más altos reconocimientos por críticos a nivel internacional.

 

Ysios Reserva 2011, Oro en San Diego Wine & Spirits Challenge 2018

Bodegas Ysios suma a su amplia lista de reconocimientos un nuevo galardón. El concurso internacional San Diego Wine & Spirits Challenge 2018 otorgó, el pasado mes de marzo, la medalla de oro a Ysios Reserva 2011 por su complejidad y carácter.

Ysios Reserva 2011 destaca por su atractivo color rojo cereza, elaborado a partir de uvas 100% Tempranillo, procedentes de 42 hectáreas de viñedos viejos de Rioja Alavesa. Con un aroma elegante en nariz y fresco e intenso en boca, regala al paladar un final suave y persistente.

"Mi objetivo es elaborar vinos que expresen claramente la identidad de Rioja y que incorporen las nuevas tendencias enológicas, equilibrio entre frutas y tostados y gran estructu¬ra y volumen" confiesa Roberto Vicente, Enólogo de Bodegas Ysios.

En esta segunda edición del San Diego Wine & Spirits Challenge el selecto comité, elegido por su experiencia y objetividad, se encargó de evaluar en una cata a ciegas cerca de 1.396 referencias. Este concurso es uno de los certámenes de vinos y bebidas espirituosas más importantes en el ámbito internacional.

Bodegas Faustino lanza un vino orgánico enfocado al mercado internacional

Una apuesta por un vino de uvas procedentes de agricultura ecológica bajo la DOCa Rioja. El nuevo lanzamiento responde a las tendencias del mercado con un continuo crecimiento de la categoría.

Bodegas Faustino, líder mundial en exportación de grandes reservas de Rioja, comercializará un nuevo vino, "Faustino Orgánico". Se trata del primer vino ecológico de la Bodega, DOCa Rioja, cultivado y elaborado a partir de uvas procedentes de agricultura ecológica.

Como explica Gerardo Alonso, Director de Marketing de Grupo Faustino, el nuevo vino "amplía y diversifica la gama actual, respondiendo a la demanda de mercados internacionales clave: Alemania, Inglaterra, Suiza, Países Nórdicos... Además, se trata de un vino ecológico que encaja muy bien con la filosofía de nuestro grupo de respetar y cuidar al máximo el entorno y nuestros viñedos".

Se trata de un Rioja 100% tempranillo procedente de la agricultura ecológica. La uva procede de tres pequeñas fincas localizadas en Oyón, Rioja Alavesa -Sansol, Joarrández y Cañadiña-. Estas suman 9 hectáreas a 450 metros de altitud ubicadas en una meseta con ligera inclinación asegurando una buena exposición solar y ventilación. Las vides están plantadas en vaso y tienen una antigüedad de 30 años. La vendimia es manual y su producción es de 4.000-4.500 kilos de uva por hectárea.

La agricultura es totalmente ecológica, sin abonos ni tratamientos químicos, limitando la cantidad de sulfitos presentes en el vino. Se utilizan extractos de plantas para inducir resistencias a enfermedades y repeler posibles plagas. Estos extractos de valeriana, manzanilla, milenrama, salvia o ajenjo favorecen procesos como la brotación, el cuajado y la maduración. Tras la recolección y despalillado la fermentación se realiza en depósito de acero inoxidable a temperatura controlada de 24ºC. Todo el proceso de elaboración ha estado controlado y ha sido certificado por el ENEEK -Consejo de Agricultura y Alimentación Ecológico de Euskadi-.

La cosecha de Rioja 2017 calificada "Muy Buena"

El Consejo Regulador de la D.O.Ca. Rioja ha otorgado la valoración oficial de 'Muy Buena' a la cosecha de Rioja 2017 que, tras un adecuado progreso a lo largo del final de un complicado ciclo vegetativo marcado por la dura helada de abril y la sequía, ofreció unos resultados muy satisfactorios en calidad.

En total, 249,57 millones de litros de la cosecha 2017 han obtenido el derecho a la certificación como vinos amparados por la D.O.Ca. Rioja (21,60 de blanco, 12,07 de rosado y 215,90 de tinto). Cabe destacar "una interesante diversidad en los vinos marcada en gran parte por las ajustadas producciones y por un resultado con un alto potencial para el envejecimiento. Encontramos vinos finos y elegantes con un complejo y marcado carácter riojano", afirma Pablo Franco, director del Órgano de Control del Consejo Regulador.

Esta valoración de la cosecha como muy buena es el resultado del riguroso procedimiento de calificación mediante análisis y cata al que han sido sometidas las 4.020 muestras tomadas directamente de los depósitos por los técnicos del Consejo. "Cabe señalar que entre las puntuaciones de la calificación de los vinos de esta cosecha se han recibido las más altas de los últimos años, con valoraciones extraordinarias" recalca Pablo Franco.

Entre las características que definen el perfil medio de los vinos de la cosecha 2017, cuya graduación media es ligeramente superior a la del año anterior, cabe destacar "una interesante diversidad en los vinos marcada en gran parte por las ajustadas producciones y por un resultado con un alto potencial para el envejecimiento. Encontramos vinos finos y elegantes con un complejo y marcado carácter "riojano" afirma Pablo Franco.

Las conclusiones de la calificación de la añada en la Denominación se obtienen tras una exhaustiva cata de la totalidad de los vinos elaborados que van a salir al mercado, con objetivo de certificar la calidad de los mismos. Los requerimientos para superar el examen de calificación se han elevado en los últimos años, incorporándose parámetros más exigentes, con la meta de que Rioja siga manteniéndose como referente clave de los vinos de calidad.

 

Este sitio usa cookies para mejorar tu experiencia y recoger estadísticas. Navegando por él estarás consintiendo su uso.

Acepto las cookies de este sitio. Ver Más