El Gran Reserva de Bodegas Campillo distinguido con el Premio Alimentos de España al Mejor Vino

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación ha concedido el Premio Alimentos de España al Mejor Vino, año 2021, ex aequo, a los vinos "Campillo 57 Gran Reserva 2013" de la Denominación de Origen Calificada Rioja, de Bodegas Campillo, de Laguardia (Álava); y a "Vilarnau Ecológico Brut Rosado Reserva", de la Denominación de Origen Cava, de Bodegas González Byass.

Campillo 57 Gran Reserva 2013 es un vino tinto elaborado con uvas de las variedades tempranillo y graciano, de la añada 2013. La vendimia y la selección se realizan de forma manual, de uvas procedentes de las fincas Villa Lucía y Larraz. El vino tiene 24 meses de crianza en barrica de roble francés Allier.

Perteneciente al Grupo Faustino, Bodegas Campillo comparte el carácter familiar y el prestigio internacional del resto de las bodegas del grupo. Se encuentra rodeada por 50 hectáreas de viñedo, a los pies de la Sierra de Cantabria en el corazón de la Rioja Alavesa, en la villa medieval de Laguardia. La propiedad del viñedo les permite controlar desde el origen hasta la calidad final, obteniendo unos vinos con temperamento y personalidad, de gran potencia, riqueza y elegancia.

 

QUEIRON Viñedos Familiares: Homenaje de la familia Pérez Cuevas al vino de su pueblo

Es un proyecto tan ambicioso como sentimental. Gabriel Pérez, viticultor de Quel y alma de las conocidas Bodegas Ontañón, decidió devolver a su pueblo de la Rioja Oriental, en el valle del río Cidacos, todo lo que le había dado y crear una bodega donde elaborar vinos con alma. Solo visitar de la mano del director de Comunicación del Queirón, Pablo García Mancha, dos viñedos singulares, el largamente centenario El Arca, que atesora cepas de Garnacha como veleros y La Pasada, cuyo nombre hace referencia a su privilegiada ubicación, en una confluencia de climas (atlántico, mediterráneo y continental), perfecto para observar la evolución de la Tempranillo, da muestras de la envergadura del proyecto en el que está involucrada la familia Pérez Cuevas al completo.

 

El vino desde los orígenes: una inmersión en la «religión» de Ontañón

Cada detalle, cada sala, cada elemento artístico en Bodegas Ontañón es una declaración de intenciones donde el azar no tiene cabida. No es casualidad que este proyecto vitivinícola de Gabriel Pérez se asiente en el que fuera el centro neurálgico de la elaboración de vino en La Rioja en la época romana, el actual barrio de Varea. No es casualidad que los suelos de sus instalaciones luzcan en colores ocres como si del terruño queleño se tratase. No es casualidad, tampoco, que el hilo conductor de la bodega sea la mitología griega que gira en torno al mundo del vino.

Ganímedes, el copero de Zeus, da la bienvenida a una bodega en un enclave industrial que rápidamente se convierte en una especie de templo religioso. Y es que eso es justamente lo que el artista Miguel Ángel Sáinz, fiel amigo de Gabriel, quiso trasladar al conjunto de la bodega, a toda su obra que un 9 de junio de 1999 abrió sus puertas para no volver a cerrarlas nunca.

A la recepción, Jesús Arechavaleta, mentor del relato que recorre la historia de Ontañón, y Pablo García Mancha, encargado de dar alas a esta creación. La experiencia enoturística que esta vez van a ofrecer llevará un orden inverso al habitual en el resto de visitas, pero igual de pausada que todas. Porque la esencia de Ontañón se aprecia bajo la calma, sumergiéndote en una nueva dimensión que no entiende de relojes y donde solo existen los tiempos del vino.

La experiencia más sensorial de Campo Viejo: wine bar, terraza y sunset

Los primeros pasos que Campo Viejo dio como enclave vinícola hace dos décadas ya fueron bajo la premisa de crear una bodega visitable y accesible, muy enfocada al consumidor para que este pudiera conocer mejor la marca, que porta a sus espaldas más de 50 años. Una «visión muy aperturista» que constituye la esencia de la firma. Tanto es así que la bodega permanece abierta al público todos los días del año de lunes a domingo.

Campo Viejo siempre ha apostado por el enoturismo y por el trabajo realizado en el visitor center, por ello siempre trata de innovar, ofreciendo experiencias originales y especiales a quienes la visitan, además de contar con un personal profesional especializado en el desarrollo de actividades de bodega.

«A veces el concepto de visita de bodega se centra en el tradicional tour con la cata de vinos, pero en Campo Viejo hemos desarrollado un amplio paquete de actividades para que el consumidor pueda seguir viniendo para experimentar cosas diferentes en muchos momentos a lo largo del año», explica Marta Gómez, responsable de Enoturismo de Campo Viejo.

Este sitio usa cookies para mejorar tu experiencia y recoger estadísticas. Navegando por él estarás consintiendo su uso.

Acepto las cookies de este sitio. Ver Más